Santa Eulalia de Bóveda, el templo de Cibeles
Santa Eulalia de Bóveda, un templo a la diosa Cibeles
De todos los lugares misteriosos de nuestra geografía, el que vamos a tratar esta vez ocupa un espacio singular. A tan sólo dos kilómetros del Camino Primitivo y a no más de catorce de las impresionantes murallas de Lugo, Santa Eulalia de Bóveda, fiel a su origen mistérico, sigue desafiando cualquier interpretación desde más allá de las fronteras de nuestro conocimiento.

Iglesia templo soterrado Santa Eulalia de Boveda, Lugo

Cuando el nuevo párroco llegó a su destino asignado en Bóveda de Mera, algunos paisanos ya le habían advertido: ‘José, vas a un sitio donde hay algo enterrado‘. Fue un tiempo después, en 1914, cuando durante unas obras en el suelo de la iglesia encontraron el pasadizo que descendía hacia el templo subterráneo. Oculto durante más de diez siglos, el templo soterrado de Santa Eulalia de Bóveda ha sido desde entonces un auténtico desafío para los estudiosos que llegan al lugar. Su entrada tenebrosa, escaleras abajo, recibe al visitante como un descenso a las profundidades de la Tierra o, quizás deberíamos decir, de la Magna Mater.

Diosa Madre con leones. Catal Huyuk, Turquía. 6000 A.C

Diosa Madre con leones. 6000 a.C

Cántame, Musa de voz clara, hija del gran Zeus, a la Madre de todos los dioses y de todos los hombres, a la que le agrada el estruendo de los crótalos y tambores, así como el rumor de las flautas, el aullido de los lobos y el rugir de los leones de feroz mirada, los montes fragosos y los torrentes cubiertos de vegetación.

Así te saludo a ti también con mi canto, y a una, a las diosas todas.

Himno Homérico a la Diosa Madre.

Los Misterios de la Antigüedad

En cierto modo nos hemos acostumbrado a la comodidad de las respuestas, y no dudamos en recurrir a toneladas de información y datos para llenar los vacíos incómodos de aquello que desconocemos. Pero a veces las respuestas no llegan, o no son suficientes. Hace mucho tiempo, algunas culturas fueron conscientes de esto, y escogieron un lenguaje superior para codificar el conocimiento sagrado: el lenguaje de los Mitos. El problema es que este conocimiento, que ya era entonces difícil de por sí, requería de cierta entrega personal para ser revelado. No era algo al fácil para cualquiera, y el precio a pagar era alto. Durante siglos, la única manera de acceder a este conocimiento fue a través de la iniciación en los misterios.

Los griegos y otros pueblos de la antigüedad tenían un forma muy particular de referirse a la palabra ‘misterio’. En su época, significaba algo equivalente a secreto, ritual, conocimiento sagrado o enseñanza, a través de los cuales el iniciado podía intentar acceder a la sabiduría de los Dioses. Aquel que se aventurase a seguir tales misterios era por tanto un mystes (de donde deriva ‘místico’), y era necesario superar un conjunto de pruebas y ritos (como veremos secretos, y a veces de extrema dureza) para ser aceptado.

Se dice que el arco de herradura de Santa Eulalia de Bóveda es posiblemente el más antiguo del mundo

¿De qué trataban estos misterios de la antigüedad?, realmente no se sabe demasiado (de ahí la palabra!): existe una relación con los ciclos de muerte y resurrección, el conocimiento de los principios de la existencia, la ciencia de la vida y la muerte, la curación del cuerpo y el espíritu… Alguien definió los misterios órficos como una suerte de saber ‘morir antes de morir, dejar de vivir en la superficie de uno mismo’. En cualquier caso, gracias a iniciados como Parménides o Pitágoras, los misterios serían una de las mayores fuentes de conocimiento para la civilización. Sólo había una pega: se suponía que una vez iniciado, todo lo que uno experimentase era un secreto absoluto y no podía revelarse nada al exterior, de lo contrario era la expulsión o  incluso la muerte.

Aún después de la decadencia de Grecia, donde encontraron su esplendor, los cultos mistéricos conservaron su poder hasta el punto de que el propio emperador Nerón en el 66 d.C solicitó ser aceptado en los misterios de Eleusis (relacionados con Perséfone y el descenso al Hades o inframundo). Pero fue rechazado por haber cometido un terrible crimen: haber condenado a muerte a su propia madre. El culto mistérico no quebrantó sus reglas y Nerón no tomó represalias. Imaginemos el poder que debían tener para que el propio Emperador no se atreviese siquiera a vengarse de quienes se hallaban al frente.

Santa Eulalia de Bóveda y Los Misterios de Cibeles

Prisciliano, ¿enterrado en Santa Eulalia de Bóveda?

LA TUMBA DEL PRIMER HEREJE. Una teoría sobre Santa Eulalia afirma que pudo ser ser el sepulcro de Prisciliano, el primer hereje asesinado por la iglesia católica en el s. IV. Muy relacionado con lugares cercanos como el Valle del Silencio y la Ribeira Sacra.

Los misterios griegos, adoptados e interpretados en época romana, giraban en torno a mitos sagrados sobre dioses o héroes como Apolo, Orfeo, Perséfone o Deméter. Uno de los cultos mistéricos más antiguos es el de la diosa Cibeles y su amante Atis, y precisamente este culto parece guardar una estrecha relación con el lugar que nos ocupa, Santa Eulalia de Bóveda.

Construido entre los siglos III y IV, en su forma original el templo se dividía en dos alturas, una superior y un templo inferior, excavado o enterrado por debajo del nivel del suelo. Poco se sabe de su estructura original más allá de esto. Tras su cristianización en el siglo VI fue poco a poco transformándose a través de los siglos. Pero gracias a la intuición y el conocimiento de los canteros medievales, tenemos varias pistas que nos sugieren su origen remoto. Se trata de varias ménsulas o canecillos que adornaban el tejado de la primitiva iglesia románica: una cabeza de león, un tambor y un ramo de flores, símbolos  que apuntarían a la función de Santa Eulalia como templo de adoración e iniciación en los misterios de Cibeles.

 

Cibeles: la Diosa de la ‘Piedra Negra’, la Magna Mater

piedra-negraEl nombre de un dios era el poder del dios, y no se invocaba su nombre en vano: Rhea, Gaia, Cibeles, son nombres diversos para referirse al concepto de la Diosa Madre, a la que la gente de la antigüedad se refería simplemente como ‘la Diosa’ con temor y respeto. Pero Cibeles ocupaba un lugar especial, pues es tal vez el personaje histórico-religioso más antiguo del mundo: se conservan muestras de su culto desde el Neolítico (con leones incluidos en su imagen). Es la diosa de naturaleza salvaje, de la fertilidad, del renacimiento, Cibeles es la Magna Mater de todas las diosas del Mediterráneo, pero ¿cómo llegó la diosa a este pueblecito de la provincia de Lugo?.

Ocurrió durante la desastrosa guerra contra Aníbal en el 204 a.C. Los romanos se dieron cuenta de que necesitaban una ‘ayuda extra’ para vencer y, tras consultar el oráculo de las Sibilas, decidieron importar, comprándolo literalmente, un oscuro culto al procedente de una remota ciudad de Anatolia (Turquía). La ciudad se llamaba Pesinonte y el culto era el de la diosa Madre: Cibeles. En su templo de origen, la Diosa estaba representada por ‘una gran piedra que había caído del cielo’. Un meteorito. La misteriosa ‘Piedra Negra de Cybele’ que los romanos, junto con todo su culto y sacerdotes (llamados galli), llevaron al corazón del imperio, donde se convertiría en una de los cultos más extendidos hasta el siglo IV.

Interior del templo de Santa Eulalia de Bóveda, un misterio a la Diosa Cibeles

La piscina o ninfeo que vemos actualmente fué más grande de lo que vemos. Su caudal era regulable y procedía de un ‘manantial de agua inagotable’

Las arquitecturas de un templo enigmático

Aunque la primera estructura de Santa Eulalia de Bóveda sigue siendo un misterio, nada en este templo es casual. La escalera de entrada nos conduce al atrio en un descenso. Esto era un rasgo arquitectónico lleno de significado. Para la adoración de la diosa de la tierra, el descenso era un acto necesario, pues ésta habitaba en el inframundo.

Los estudios arqueológicos plantean el templo de Santa Eulalia como una sucesión de fases y estructuras con muy diversos usos posibles desde algún momento entre los siglos III y IV. La existencia de una piscina o ninfeo aún más grande que la que se observa, cuyo volumen de agua procedente de un manantial natural podía ser regulado, sugiere que pudo utilizarse como un santuario medicinal o lugar de adoración a las ninfas, cuya relación con Cibeles viene de muy antiguo. La disposición actual de las pocas columnas que se conservan es una reconstrucción, pero se sabe que hubo un conjunto de arcos que soportaban un piso superior de funciones no menos enigmáticas. Se cree que allí se realizaba el oscuro ritual llamado Taurobolium, que veremos más abajo.

Pinturas de Santa Eulalia de Bóveda, pájaros

Pero si algo llama la atención del visitante son las pinturas al fresco que decoran los restos de la bóveda: multitud de pájaros nos rodean en un canto silencioso. Hay tórtolas, palomas, pavos reales, ocas, y en cada esquina un gallo ante el cual se inclina otra ave. En la simbología antigua, los pájaros representan la inmortalidad del alma, gracias a su habilidad para abandonar la tierra a su voluntad. Por ello muchas deidades se asociaban con los pájaros, como la Clíodna celta por ejemplo, o la propia Cibeles. Los pájaros simbolizaban la vida en el más allá, y son un motivo muy documentado en lugares de uso funerario como las catacumbas de Roma. Asímismo, la vegetación y los frutos eran un símbolo romano de muerte, resurrección e inmortalidad. Desgraciadamente se ha destruido una gran parte, que tal vez explicaba la función del lugar y su relación con los misterios de Cibeles. No obstante, aunque existen ejemplos parecidos, estas pinturas son únicas, no se conoce ningún paralelo semejante a estas representaciones.

Sacrificios a la Gran Madre: el Taurobolium

Taurobolium, Santa Eulalia de Bóveda

Representación del ‘Taurobolium’ (Manuel Antón)

 

“El sumo sacerdote que ha de ser consagrado entra en la cueva, maravillosamente vestido con guirnaldas, el pelo peinado hacia atrás bajo una corona de oro, y vistiendo una toga de seda. […] Sobre su cabeza hay un techo de madera con multitud de orificios, como una malla abierta. Encima hay un toro enorme, feroz y lanudo, atado con guirnaldas de flores sobre sus flancos, y en su frente brilla el oro, y el resplandor de placas metálicas de colores…”

Y el sacrificio es como sigue:

“… Un manantial de sangre caliente y humeante desemboca en la estructura inferior a través de infinidad de aberturas por el suelo, como una lluvia de sangre que el sacerdote recibe, dirigiendo su indigno rostro hacia arriba, ensuciando su ropa y todo su cuerpo. Pone sus mejillas en el camino de la sangre, las orejas y los labios, y sus fosas nasales, se lava sus ojos con el líquido,[…] hasta que realmente bebe la sangre que se derrama…”

 

Así describió Prudencio en el s IV d.C el llamado Taurobolium. Se dice que pudo ser un ritual de iniciación, o bien de renacimiento o purificación reservado para los fieles más acérrimos. En cualquier caso, al principio los romanos quedaron escandalizados por algunos elementos del culto a Cibeles como éste y otros, relacionados con la clase sacerdotal de cibeles: Los ‘galli’.

Relieve sacerdote Cibeles

Los ‘galli’, sacerdotes de Cibeles

Los galli eran los sacerdotes que atendían los templos de Cibeles. Muchos de ellos eran eunucos, y en algunos casos practicaban la autocastración en una representación real del mito de Cibeles y su amante Atis. Este acto estaba prohibido para los ciudadanos romanos, con lo cual la mayoría procedían de oriente. Ataviados con atuendos femeninos, los galli llevaban el pelo largo y untado de un ungüento perfumado.

Los galli tenían gran protagonismo especialmente durante las megalesias, los días de festividad en honor a la diosa. Se celebraban a comienzos de la primavera y en ellas se representaba el mito de Cibeles y su amante Atis. No era una celebración cualquiera. Era entonces cuando se celebraba el taurobolium y tenían lugar estos y otros ritos orgiásticos que resultaron bastante chocantes a la población romana.

Relieve de Santa Eulalia de Bóveda - sacerdotes galli

Senderismo en Santa Eulalia de Bóveda, lugo
Muchas preguntas giran alrededor de Santa Eulalia de Bóveda: un templo a Cibeles, un ninfeo, una iglesia paleocristiana, un mausoleo… Tal vez ninguna de estas teorías es cierta, o tal vez todas lo son, o tal vez ni siquiera importa: en nuestra frustración ante el desconocimiento de lo que Santa Eulalia de Bóveda fue algún día, nos olvidamos de como fue concebido en su origen, esto es, un misterio.

Es imposible separar un lugar tan singular del entorno que le rodea. Por este motivo, y para despejar la mente de preguntas e incógnitas, lo más recomendable siempre que sea posible es dar un paseo por el entorno y disfrutar del paisaje apacible y agreste de los campos de Lugo. Sobre todo porque en la zona abundan algunas rutas de senderismo bien señalizadas como la breve ruta circular de ‘El viejo Lugo agrario’ (imagen derecha), que comienza y termina en Bóveda, y nos permite adentrarnos en el ambiente de la Galicia más ancestral y autóctona.

 

©  Alberto Guerra e Iván Delso. Imagen 1 de diosa sentada wikimedia commons,

Ruta recomendada: ‘El viejo Lugo agrario’

DATOS PARA LA VISITA

Como llegar a Santa Eulalia de Bóveda
 CÓMO LLEGAR: Desde la oficina de turismo de Lugo (Pza. Constitución), seguimos la Ronda de la Muralla durante un kilómetro hasta una estación de servicio. Allí tomamos el desvío a la derecha dirección Santiago de Compostela (calle Xermán Alonso Horta). En el siguiente cruce a 200 m (en la pza. Fonte dos Ranchos), giramos a la izquierda hacia la N-540 dirección Ourense, y seguimos por la Avda de las Américas hasta bien cruzado el río Miño. Seguimos por la N-540 dirección Ourense hasta llegar despues de casi 2 km a un cruce donde cogemos el desvío a mano derecha hacia Friol. Desde aqui seguimos la carretera local en la que veremos indicaciones a Bóveda de Mera.

 DIRECCIÓN Y HORARIO: Bóveda de Mera, s/n. 27233, Lugo. Teléfono: 982 16 01 24 - 982 294 236  RECOMENDAMOS CONSULTAR HORARIOS PARA PLANIFICAR LA VISITA CON ANTELACIÓN.

 QUÉ VER: Imprescindible visitar la ciudad de Lugo, con infinidad de restos romanos espectaculares además de las murallas como la Domus de los mosaicos, el templo de Mitra, y un largo etcétera.

 LINKS Y BIBLIOGRAFÍA: 

EN LOS OSCUROS LUGARES DEL SABER. P. Kingsley Ed Atalanta.
IMAGEN DEL MITO. Joseph Campbell
EL IMPERIO ROMANO. Isaac Asimov
TRABAJO DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL CONJUNTO MONUMENTAL DE SANTA EULALIA DE BÓVEDA EN LUGO. Programa de Doctorado 2003-2005 Universidade da Coruña. "Arquitectura en Galicia". Autor: Carlos Sánchez-Montaña. VISITA EL BLOG AQUÍ.
EVOLUCIÓN CONSTRUCTIVA SANTA EULALIA DE BÓVEDA Arqueología de la Arquitectura, No 6 (2009):149-198
EL DESCUBRIMIENTO Y LAS ACTUACIONES AQRQUEOLÓGICAS EN SANTA EULALIA DE BÓVEDA. Enrique Jorge Montenegro Rúa
STEPHEN BENKO. The Virgin Goddess: Studies in the Pagan and Christian Roots of Mariology
0 comentarios Mostrar comentarios Ocultar comentarios

Añadir comentario

Mas en Rutas y escapadas

¿Te gusta lo que estás leyendo? revista(1)

¡Síguenos y mantente informado de todas nuestras novedades!